La vieja crónica del padre La Calancha, decía:

El Sol y Vichama…determinaron dar honra de divinidad a los curacas y caciques. A los nobles y a los valerosos los llevaron a las costas y playas, dejando a los nobles para que fuesen adorados como huacas y a los valerosos dentro del mar”.

Por milenios los yungas que habitaban los arenales y llanos de la costa peruana, desde Piura hasta Arica y en especial los naturales de Lima, Huaral, Chancay, Huacho,Huaura, Supe, Barranca, Pativilca y Paramonga, creían en la mitología que aquí representaremos y que hoy nuestras generaciones, no sólo lo desconocen, sino, se ven privadas de saber que es el triángulo de Vegueta y Supe, el que se constituyó hace más de cinco mil años, según nuestros antepasados en escenarios del ORIGEN DE LA HUMANIDAD AMERICANA

En el Norte Chico había una vez una morada de dioses… Pachacámac, hijo del Dios Sol, creo una primera pareja en Vegueta queriendo acabar así con al desolación del mundo. por falta de alimentos murio el varón y desolada, su mujer pidió al Sol que le diera un hijo.

Pachacámac celoso de este hermano menor lo sacrificó, descuartizándolo sembró sus restos por las playas de estas tierras. de los dientes del niño muerto creció el maíz, de sus huesos la yuca y de su carne los pepinos. Conocedor el Sol de este sacrificio crea a Vichama del miembro viril del niño muerto.

Enfurecido Pachacámac asesina a la madre de Vichama. Este al enterarse persigue a Pachacámac arrojándole fuego y convirtiendo en piedra a los habitantes de Vegueta.

Arrepéntidos Vichama y el Sol crean nuevos Hombres. De un huevo de oro crean a los curacas. de un huevo de plata a las mujeres más bellas de la tierra como la princesa Mishhy de Paramonga. Y de un huevo de bronce a los vasallos.

Pachacámac envía a la tierra cuatro estrellas, dos varones y dos hembras. A las estrellas las envía al cielo. y a los varones y a las hembras las dedica a criar a las gentes de estas tierras.

(Adaptación de la crónica de Antonio de la Calancha)

La vieja crónica del padre La Calancha, decía:

El Sol y Vichama…determinaron dar honra de divinidad a los curacas y caciques. A los nobles y a los valerosos los llevaron a las costas y playas, dejando a los nobles para que fuesen adorados como huacas y a los valerosos dentro del mar”.

Por milenios los yungas que habitaban los arenales y llanos de la costa peruana, desde Piura hasta Arica y en especial los naturales de Lima, Huaral, Chancay, Huacho,Huaura, Supe, Barranca, Pativilca y Paramonga, creían en la mitología que aquí representaremos y que hoy nuestras generaciones, no sólo lo desconocen, sino, se ven privadas de saber que es el triángulo de Vegueta y Supe, el que se constituyó hace más de cinco mil años, según nuestros antepasados en escenarios del ORIGEN DE LA HUMANIDAD AMERICANA

En el Norte Chico había una vez una morada de dioses… Pachacámac, hijo del Dios Sol, creo una primera pareja en Vegueta queriendo acabar así con al desolación del mundo. por falta de alimentos murio el varón y desolada, su mujer pidió al Sol que le diera un hijo.

Pachacámac celoso de este hermano menor lo sacrificó, descuartizándolo sembró sus restos por las playas de estas tierras. de los dientes del niño muerto creció el maíz, de sus huesos la yuca y de su carne los pepinos. Conocedor el Sol de este sacrificio crea a Vichama del miembro viril del niño muerto.
Vichama Simbologia (Huacho – Lima)

Existe muchas interrogantes acerca de los orígenes de la Simbología de VICHAMA, la Universidad de Huacho (www.unjfsc.edu.pe), lo tiene como símbolo identificatorio, y paulatinamente lo ha incluido en todos sus bienes y servicios que brinda a la comunidad.

Al respecto indagaciones realizadas señalan que al realizarse exploraciones en la Provincia de Huaura, específicamente en el distrito de Santa de María (Luriama) se recuperó un objeto proveniente de una tumba incaica saqueada, que se caracterizaba por mostrar una figura en ambas caras.

El Dr. Arturo Ruiz Estrada, Ex Docente de esta Universidad Reconocido Arqueólogo a nivel Nacional, describe la figura encontrada de la siguiente manera:

La figura, es la de un personaje antropomorfo, con el cuerpo en posición frontal, cabeza de perfil pegada al cuerpo y el ojo mirando de frente.

Lleva sobre la cabeza una corona de dos puntas, tiene la boca abierta de donde se proyecta un apéndice hacia la corona y termina en una cabecita al parecer de carácter felinillo.

De la parte posterior de la cabeza se desprende otro apéndice con puntas triangulares que voltea hacia el cuerpo y concluye en una cabeza de ave. Del hombro izquierdo sale el brazo en posición flexionada, cuya mano empuña un instrumento a manera de pequeño puño o vara de mando.

El cuerpo es rectangular con un diseño interno a manera de dos triángulos semejan representar el vestido. Las piernas son rectas, con los pies dirigidos al exterior. Cada motivo se halla inscrito en un espacio semicircular.

Asimismo, le da la siguiente interpretación:

Se trata de un personaje que expresa jerarquía y mando fundamentándose en la presencia del puñal, corona y en el apéndice de su boca ( hablando o dando voces), el apéndice de la cabeza indica vinculación con la fauna marina y el mar.

Este patrimonio cultural de nuestra Provincia, a través del tiempo a adquirido mayor importancia, resaltando su gallardía y esplendor incaico, dándose a conocer en nuestra comunidad y fuera de ella como diseño representativo de la Universidad Huachana., en razón a eso amerita su respeto, conservación y difusión.

Existe muchas interrogantes acerca de los orígenes de la Simbología de VICHAMA, la Universidad de Huacho (www.unjfsc.edu.pe), lo tiene como símbolo identificatorio, y paulatinamente lo ha incluido en todos sus bienes y servicios que brinda a la comunidad.

Al respecto indagaciones realizadas señalan que al realizarse exploraciones en la Provincia de Huaura, específicamente en el distrito de Santa de María (Luriama) se recuperó un objeto proveniente de una tumba incaica saqueada, que se caracterizaba por mostrar una figura en ambas caras.

El Dr. Arturo Ruiz Estrada, Ex Docente de esta Universidad Reconocido Arqueólogo a nivel Nacional, describe la figura encontrada de la siguiente manera:

La figura, es la de un personaje antropomorfo, con el cuerpo en posición frontal, cabeza de perfil pegada al cuerpo y el ojo mirando de frente.

Lleva sobre la cabeza una corona de dos puntas, tiene la boca abierta de donde se proyecta un apéndice hacia la corona y termina en una cabecita al parecer de carácter felinillo.

De la parte posterior de la cabeza se desprende otro apéndice con puntas triangulares que voltea hacia el cuerpo y concluye en una cabeza de ave. Del hombro izquierdo sale el brazo en posición flexionada, cuya mano empuña un instrumento a manera de pequeño puño o vara de mando.

Fuente: Huacho.net

 

Pedro Alcántara mando construir cinco casas con el mismo estilo y diseño, eran casonas con portales en alto relieve, con jardín delantero como no existía casa alguna en toda la campiña, construidas por el mismo constructor y prohibido de construir casa igual a estas, con el estilo de la viejas casonas de Arizona en los Estados Unidos de Norte América, de donde trajo el modelo. Las cinco casonas fueron edificadas en Luriama, en la Av. Bolognesi, en los Pinos, cerca al estadio de Santa María, en Chonta y el último en la salida del barrio el Chururo.

Fue cordial ellas sabían los días que el llegaba a visitarlas, todas les juraron guardarle lealtad hasta el fin de sus días, pero por celos enfermizos una de ellas lo vendería a la justicia, fue una noche en que el Huachano celebraba su onomástico, según contó uno de sus secuaces que logro huir del lugar de los hechos, fue el diecisiete de febrero el día de su cumpleaños, había organizado una fiesta para festejarlo junto a sus camaradas en su cuartel general en el monte la “Ensenada” cerca de la hacienda Maní, la persona que se encargo de preparar el banquete para la cena fue una de sus amantes, la mas veterana de las cinco Florencia, pues cansada que Pedro prefería mas a sus amantes jóvenes, se puso de acuerdo con la policía para traicionarlo y entregarlo a la justicia.

Fue así que la noche de la reunión comieron y bebieron hasta no poder mas, ebrios y cansados se quedaron dormidos, la mujer escondió las armas y con una linterna hizo señales a la policía para que se acercasen al lugar, procediendo a capturar al famoso bandolero campiñero Pedro Alcántara.

Este fue traído junto a algunos de sus compinches a lomo de bestia hasta el puesto policial de Huaura amarrado de pies y manos donde el catorce de marzo de mil novecientos veintitrés, se le celebró un juicio popular, condenándole a la muerte capital, efectuado la condena, su cabeza fue paseado por toda la ciudad, terminando así con la vida del Luis Pardo Huachano, el temible bandolero campiñero Pedro Alcántara.
Por Julio Solórzano Murga.

 

Allá por los años 1890, existió en la campiña de Santa María, un personaje muy querido y ligado al desarrollo de la campiña. “La Huasa” una de las ultimas terratenientes de descendencia Inca en nuestro pueblo, se dice que esta importante dama tenia sus dominios en casi toda Pampa de Animas, Jopto y Santa Rosalía. Gran parte de sus tierras eran netamente agrícola, se dedicaba también a la ganadería y a la crianza de aves, contaba con un gran numero de peones, en su mayoría descendientes incas que tenían sus moradas en la parte alta de la campiña, es decir por los arenales que hoy existen por la Pampa de Animas y el camino que va hacia Santa Rosalía.

Estos personajes según versiones orales de la fecha, eran hombres callados, de baja estatura y de piel trigueña y poco comunicativa, pues gran parte de ellos no se relacionaban mucho con los demás trabajadores procedentes de otros lugares de la campiña y del barrio de Amay, que prestaban sus servicios en los fundos de la referida señora.La Huasa, era una típica mujer de armas tomar, de carácter fuerte y voz gruesa, que a la mínima expresión ordenaba a sus peones cumplir con sus faenas diarias; Acostumbraba a supervisar sus campos diariamente montada en su caballo blanco, mujer de cabellos largos y rubios que le llegaban hasta la cintura, su tez trigueña curtida por el sol del campo le hacia mas temible, toda vez que a menudo se le veía cabalgar con su pistola al cinto.

Esta famosa terrateniente Huachana fallece a la edad de ochenta años, su velatorio fue al aire libre, debido a la gran cantidad de personas que le acompañaron, especialmente los nativos llegados de Pampa de Animas, Jopto, Santa Rosalía, Cañaveral, Amay y un gran sector de la campiña, a quien ella dio protección y trabajo por muchos años.Fue enterrada en la zona que hoy se conoce como el cerro el Panteón, según contaron personas de aquella época, se dice que la señora Rosario Romero Llontop, conocida bruja y curandera de la campiña Huachana, esposa del famoso brujo de Luriama don Daniel Martínez, contaba que ella quería extraer los restos de la famosísima Huasa, que pernoctaban en su tumba, y no podio hacerlo toda vez que una fuerza sobre natural lo impedía, insistió por repetidas veces y no pudo sacar el cajón con los restos de la mencionada occisa.

La fuerza era tal que la señora Rosario termino convulsionando en el lugar, perdiendo así una vez toda fuerza para sus rituales de brujería y curanderilla.Se dice que la Huasa descansa en el cerro el panteón rodeada de todas sus joyas y enceres valiosos, según versiones de cómo se acostumbraban a enterrar a los personajes importantes de esa época, mas aun si estos eran de descendencia Inca. La noche llegó, acompañada de una hermosa luna llena, junto a ellas el café que nos sirvió la esposa de nuestro amigo Víctor, se sentía el aroma de café campiñero natural tostado al fogón y molidos a batan, todo natural. El cuerpo comenzó a entrar en calor el reloj marcaba las siete con treinta minutos y de repente se escuchó la risa de don Julio, estoy acordandome de una cosa dijo, Victor de muchacho tenia miedo pasar por la casa de la señora Rosario, una noche un grupo de amigos lo correteamos hasta su casa, no se le vio salir como tres meses. jajajajaja. así terminamos una amena charla despues de escuchar el misterio de la Huasa.
Por Julio Solórzano Murga

 

El Toro Huanco Desde el año 1945 hasta promediar el año 1970, los vecinos de Santa Maria y Hualmay dedicados a la agricultura y a la ganadería en pequeña escala, en época de escasez de pasto llevaban en forma conjunta a pastear sus reces en la conocidísimas “Lomas de Lachay” situado a 50 Km. al sur de Huacho.

Las lomas de Lachay siempre fue un lugar de verdes pastizales, sobre todo en los meses de invierno cuando el pasto se escasea en los terrenos de cultivo de los pequeños agricultores de estos dos distritos, así como también los ganaderos en menor escala de Sayán y Huaral. Cada comunidad campesina albergaba al reedor de 300 cabezas de ganado vacuno, pastoreada por sus propietarios que iban apertrechados con todo lo necesario para pernoctar todo el tiempo de pastoreo que eran aproximadamente de 25 a 30 días.Concluida el tiempo de pastoreo, las comunidades campesinas reunían sus ganados para la verificación de rutina, para luego partir el regreso a casa. Cierto día al finalizar el rodeo a la media noche sucedió algo insólito, se escuchó un ruido ensordecedor por lo cual las reces se espantaron y huyeron despavoridos en diferentes direcciones.Las personas que cuidaban las reces no podían controlar el desbande descomunal del ganado. Nadie veía nada, pero todos decían el “Toro Huanco” y así sucedía cada en temporada de pastoreo. Durante la estampida se perdían algunas reces que se desbarrancaban de las lomas y quedaban como comida para las aves de rapiña. En cierta ocasión el comunero Jacinto Chinchay, perdió su mejor torillo, no lo encontraba por ningún lugar, busco a su animal por varios días internándose hacia quebradas lejanas, logrando ubicarlo en una de las quebradas situada a dos días de camino del lugar de pastoreo. Cuando estuvo cerca del animal don Jacinto comenzó a tener temor, atardecía ya, el sol se ocultaba lentamente y las piedras alumbraban como si fueran faros de carro, Jacinto logro sacar a su torillo, se ideo la manera de ubicarse bien colocando señales donde las piedras alumbraban. Pasado varios años cuenta esta aventura a un amigo que según se dice le había pasado la misma historia en el cerro llamado el “Toro” ubicado en la Pampa de Animas en el distrito de Santa Maria, que al final resulto ser un gran “TAPADO” oculto por los antiguos Incas. Según los brujos y espiritistas de la zona confirman que lo sucedido a Jacinto Chinchay fue el entierro de un gran tesoro, que posiblemente perteneció a “Catalina Huanca” de ahí viene el nombre de “Toro Huanco” porque alguien tenía el dato de dicho tesoro que se encuentra en el lugar donde señalo don Jacinto Chinchay.

Por Julio Solórzano Murga

 

Decían los pobladores que en la casa, donde actualmente se encuentra la posta medica de la campiña de Huacho, vivían unos antiguos ancianitos. Vivieron muchos años en dicha pasaron los años y estos murieron. Los nuevos inquilinos eran de ascendencia española; su primera noche en la casa cuando el reloj dio las 12 de la noche estaban despiertos escucharon una voz que decía: “Caigo o no caigo……” al escuchar esa voz salieron corriendo y al día siguiente desalojaron dicha casa.

Mucho Tiempo después volvieron a habitar la casa, un señor y su esposa ellos se habían enterado de lo sucedido pero no hicieron caso a los comentarios, después de tres días de encontrarse en esta casa, a las 12 de la noche oyeron una voz: “Caigo o no Caigo ………” no hicieron caso y a la tercera vez que la escucharon salieron corriendo y pidieron alojamiento a los vecinos.

La casa estuvo mucho, mucho tiempo deshabitada luego llegaron unos señores ellos venían de la sierra se enteraron de esto y manifestaron lo narrado era pura imaginación, fueron a vivir a dicha casa. A las 11 de la noche estaban la señora estaba friendo su pescado y seguían friendo, cuando de repente una voz decía: “Caigo o no caigo …………” y uno de ellos le dijo: “cae nomás y cayó una pierna” y luego otra vez: “Caigo o no caigo …………” y el otro le contestó: “cae nomás y cayo la otra pierna”; y así sucesivamente iba cayendo todas las partes y cuando ya estaba formado un cuerpo, los señores voltearon y vieron un hombre alto que les manifestó: “Ustedes son los mas valientes que he encontrado y les voy a dar todo el tesoro que tengo aquí” y señalo debajo de una silla y desapareció. Empezaron a brotar monedas de oro y hallaron dicho tesoro, desde esos momentos fueron ricos debidos a su valentía.

Decían los pobladores que en la casa, donde actualmente se encuentra la posta medica de la campiña de Huacho, vivían unos antiguos ancianitos. Vivieron muchos años en dicha pasaron los años y estos murieron. Los nuevos inquilinos eran de ascendencia española; su primera noche en la casa cuando el reloj dio las 12 de la noche estaban despiertos escucharon una voz que decía: “Caigo o no caigo……” al escuchar esa voz salieron corriendo y al día siguiente desalojaron dicha casa.

Mucho Tiempo después volvieron a habitar la casa, un señor y su esposa ellos se habían enterado de lo sucedido pero no hicieron caso a los comentarios, después de tres días de encontrarse en esta casa, a las 12 de la noche oyeron una voz: “Caigo o no Caigo ………” no hicieron caso y a la tercera vez que la escucharon salieron corriendo y pidieron alojamiento a los vecinos.

 

Los pobladores de esta zona cuentan que un antiguo pescador Llamado CLAUDIO ALCANTARA, en una oportunidad se dirigió a la Caleta de Carquin a mariscar (sacar mariscos) y note que el mar estaba en bonanza (marea baja) todo que le permitió bajar a fondo de un acantilado mas o menos a 80 metros de profundidad para sacar mayor cantidad de mariscos. Cuando estaba pescando sintió que el mar se agitaba (embravecido) y viendo que no podía salir se metió a un huequeron Llamado “Volantín” para refugiarse, y se dio con la sorpresa que en este lugar había un hermoso valle con muchos sombríos, especialmente frutales. Además vivían muchas personas de piel blanca con cabellos dorados (gringos).

Habían más mujeres que hombres, una de ellas se le acerco e interrogo ¿Que hacia en ese lugar? y el le contó a la mujer lo que Ie había sucedido, entonces ella le dijo que tenia que regresar inmediatamente a su sitio porque faltaba poco tiempo para que Llegue el guardián de este lugar, y que él se quedaría encerrado como ella para siempre, de no salir a tiempo.

Entonces el señor Alcántara buscó la manera de salir del huequeron, luego se dio cuenta que este se estaba cerrando con el mar, por lo que él se apresuro en salir. Una vez fuera sintió que el mar, estaba calmado y ayudándose con una soga se subió arriba del acantilado logrando salir. Al Llegar a su destino busco su ropa que había dejado pero no encontró nada; entonces inmediatamente se dirigió a su casa y al Llegar su familia extrañada le recibió con abrazos y Llanto. Él se quedo como sorprendido, luego su familia le pregunto ¿donde había estado? Y le contó lo sucedido, por lo que decidió ir en busca del huequeron, pero ya no estaba. Con el tiempo el pescador fue adelgazando y falleció.

 

Los antiguos pobladores de Carquín afirman que el Cerro Centinela tiene mágicos sucesos, como aquel túnel con muchos caminos, extensos, que Ilega incluso hasta la Histórica Huaura.

Los pobladores manifiestan, que en este cerro los antiguos incas guardaban el oro y objetos de valor, para evitar ser víctimas de saqueos por parte de los españoles.

Cuentan, que los incas pusieron varias trampas y también a un Centinela, que era una especie de brujo que cuidaba celosamente el preciado tesoro. Narran además, que algunos intrépidos jóvenes que ingresaban con el deseo de apoderarse de dicho tesoro nunca lograron salir.

En una oportunidad un estudiante de la capital ingresó y dos días después salió con síntomas de locura, y botando espuma por la boca.

La gente afirma que ha existido siempre ese túnel y no lo han podido explorar por terror a ser encantados, o podría cerrarse tras de ellos y no poder salir nunca. Por eso nadie quiere entrar, ni menos destruirlo, pues lo consideran como una reliquia del pueblo de Carquín.

 

Cuentan los pobladores de Santa María acerca de un cerro que se distingue de los demás, por ser inmensamente grande y de consistencia arenosa , en cuya falda existe un camino transitable.

Dicen que en las noches de luna llena aparece en dicho cerro una mujer con traje de novia quien sentada en lo alto del cerro entona canciones para niños, se dice que esto es porque en tiempo pasados existía en ese lugar una iglesia, en la cual un día se celebraba un matrimonio, en esos preciso instantes ocurrió un sismo que destruyo esta iglesia y murieron todos los presente menos la novia. Ella estaba en estado de gestación, después de tres meses de sufrimiento y dolor, la novia regresa al lugar y se suicida.

Es por eso que la gente (sobre todo los niños) tienen miedo de pasar por aquel camino cuando hay luna llena, porque se cree que el que lo haga, se lo lleva el espíritu de la novia y pasa a mejor.

Cuentan los pobladores de Santa María acerca de un cerro que se distingue de los demás, por ser inmensamente grande y de consistencia arenosa , en cuya falda existe un camino transitable.

Dicen que en las noches de luna llena aparece en dicho cerro una mujer con traje de novia quien sentada en lo alto del cerro entona canciones para niños, se dice que esto es porque en tiempo pasados existía en ese lugar una iglesia, en la cual un día se celebraba un matrimonio, en esos preciso instantes ocurrió un sismo que destruyo esta iglesia y murieron todos los presente menos la novia. Ella estaba en estado de gestación, después de tres meses de sufrimiento y dolor, la novia regresa al lugar y se suicida.

Es por eso que la gente (sobre todo los niños) tienen miedo de pasar por aquel camino cuando hay luna llena, porque se cree que el que lo haga, se lo lleva el espíritu de la novia y pasa a mejor.

 

“Valicha lisa pásñawan
niñachay de veras
may piñas tinkunki…”

“Con la chola lisa Valicha
en verdad mi niña
dónde ya habrás de encontrarte…”
Miguel Angel Hurtado Delgado, 1922 -53.

Es un pueblo muy pequeño y sin mayor interés. Es notable, sin embargo, la vista que se tiene desde ahí de las dos lagunas: Pomacanchi y Acopía.

Uno de los personajes más famosos de este lugar es conocida como la Valicha, mujer que actualmente cuenta con ochenta años, cuya fama trascendió las fronteras del Cusco y quedó plasmada en el huayno “Valicha”, que ha servido para inspirar y acompañar en su dolor a muchos amantes despechados. Cuenta la leyenda que Valicha ( diminutivo de Valeriana) fue una chica muy bella y vital, acostumbrada desde joven a romper los corazones de sus admiradores. El más célebre fue un profesor, que cayó rendido ante sus encantos. Atemorizados ante este hecho, y ante la considerable diferencia de edad entre ambos, los padres decidieron enviarla al Cusco como empleada doméstica. El desconsolado profesor fue detrás de ella. Mucho tiempo después, desalentado ya, la encontró por casualidad atendiendo en un chichería. Este huayno, que se cuenta entre los más bailados y cantados del Cusco, está dedicado a ella.

Miguel Ángel Hurtado, autor de “Valicha”, murió en 1953, al caer de un caballo. Tenía 31 años

Valeriana Huillca Condori tenía 18 años cuando inspiró el llamado himno del Cusco. A sus 85 años, sobrevive en Acopía ciega, muy pobre y en el más triste olvido.
Cuando Valicha siente una presencia extraña, se levanta rapidito, limpia su falda y, con algo de la coquetería que conserva, acomoda sus canas. Extiende la mano para tocar las de sus visitantes. En nuestro caso, descubrió la cámara que la registraba. “No me tomes fotos así sucia”, pide en quechua y desaparece en una habitación oscura, de la que extrae un cuadro, donde luce con elegantes polleras.
El retrato es reciente, quizás de la última vez que autoridades de la región la homenajearon como Patrimonio de la Mujer Andina. Hay otra foto de 1988, en la que aparece bailando con el presidente Alan García en Palacio de Gobierno. Él y el ex presidente Juan Velasco Alvarado la proclamaron símbolo de la mujer campesina.
Pero ni esos honores evitaron que Valicha terminase sumida en la pobreza extrema y el abandono. Siete de sus ocho hijos fallecieron y solo algunos nietos se encargan a veces de ella, aunque cobran puntualmente una modesta pensión asignada por la Municipalidad Provincial de Acomayo. Su casa ha sido invadida por moscas que ella espanta de su rostro de fáciles lágrimas. No hay agua ni comida. Solo escombros y tristeza. Esta es la escena que hallarían los turistas de hacer caso a la Dirección Regional de Turismo (Dircetur), que publicita el circuito Las Cuatro Lagunas (Acopía, Pomacanchi, Asnacocha y Pampamarca) y a Valicha como uno de sus atractivos turísticos.
“Yo mismo voy a viajar de inmediato para solucionar este tema”, aseguró a El Comercio el jefe de la Dircetur en el Cusco, Víctor Hugo Pérez. Mientras tanto, Valeriana Huillca pasará sus días en silencio y a oscuras, limpiando pellejos y tarareando mentalmente un huaino sobre el olvido.

http://perufolklorico.blogspot.com/2010/05/miguel-angel-hurtado-autor-de-valicha.html

 

En el distrito de Cuturapi, en la parte que comprende el cerro Kapía, dicen que existe una construcción arquitectónica, especie de templo o casa de material piedra, que se denomina Inka Qamaña o descanso del Inca, otros hacen referencia que se encuentra en el centro poblado de Queñuani; en el sitio denominado Callo Uta, donde los monarca Cusqueños que nos visitaban, forzosamente tenían que descansar en ese sitio, antes de ingresar a la ciudad sangrada de Yunguyo, de paso al gran templo del Sol, en el Titicaca, solamente parangonado con el templo del Sol de Qorikancha en el Cusco, Pachacamac en Lima, Ankokawa y Wirakocha o Cacha en la nación Kana, Cusco.
Kauffmann nos refiere que el Inca Waina Qapaq que gobernó de l493 a l525 más o menos, en sus grandes conquistas llegando en el norte hasta Ancasmayo y en el Qollasuyo, se había suscitado sublevaciones e invasiones de los selváticos Chiriguanos, procedentes de Guaraní en el año de l5l8, traspasando el Chaco llegaron hasta las faldas de la cordillera oriental de Bolivia, otros dicen que llegaron hasta Huancané, encabezado por un español llamado Alejo García que había naufragado en las costas de Brasil en años anteriores que después fue muerto. Waina Qapaq vino con un poderoso ejército al Qollasuyo para enfrentar a los Chiriguanos, a quienes los derrotó completamente.
El Inca se propuso ampliar sus conquistas hacia Tucumán y Chile y para ello era muy importante visitar al templo del Sol de la Isla de Titicaca para honrar y consultar a los más famosos oráculos que existía en el templo del Sol para su campaña triunfadora.
Cuenta la tradición de los moradores de Queñuani, que los Incas salían de la capital del Tahuantinsuyo la ciudad del Cusco, en son de guerra de conquista, romería y peregrinaje religiosa hacia el Qollasuyo; con un ejército numeroso, su séquito de orejones, su coya y las pallas, los yanaconas o servidores, sus barredores de caminos; sentado en una litera de oro, cargado por los nobles del Cusco, después de 20 días de viaje; los chasquis o correos ya anunciaban su proximidad a la ciudad de Yunguyo, con un ruido estrepitoso de los gritos de sus soldados, el sonido de las trompetas o Pututos, (caracol procedente de la costa de Ecuador), retumbar espectacular de las Tinyas o tambores, elaborado con la piel de sus enemigos, que tenían sonidos muy especiales.
La ciudad sagrada de Yunguyo era muy importante en aquella época, por el control o especie de aduna para todos los romeros y estaba cercado de costa a costa por una muralla de piedra con puertas y porteros, de donde empezaba el suelo sagrado, para la entrada al templo del Sol del Titicaca; su abuelo Pachacutec Inca y su padre Tupac Inca Yupanki de Waina Qapac habían hecho construir en Yunguyo, un templo del Sol (hoy templo mayor de nuestra señora de la Asunción) un palacio suntuoso, donde gobernaba un pariente del Inca un sacerdote menor Willka o Auqaches, (limpiador de pecados), Qolqas o graneros, muchos edificios de los pobladores, divididos en dos barrios o zonas, Masaya (parte alta) y Arasaya (parte baja). El sitio denominado Inca Qamaña era costumbre y tradición de los Incas un descanso forzoso antes de ingresar a la ciudad de Yunguyo, donde permanecía una noche y un día, después de un largo viaje y reparar sus energías; terminado este descanso por fin llegaba a la ciudad de Yunguyo en medio de aclamaciones de sus vasallos, donde permanecía un mes hasta un año, sometiéndose a los ayunos, penitencias y purificaciones de sus pecados a cargo del gran sacerdote
Auqachec. Después de su estadía en esta ciudad, continuaba su marcha hacía el templo del Sol, por el camino real aderezado y empedrado, por Incacalle o Chacapata (hoy Jr. 28 de julio), Kasani, Loqa, Copacabana. (Tradición recogida por Prof. J. Torres Ch.). en Queñuani.
(Información del Prof. Francisco Tonconi .)